bruxismo diurno

Bruxismo diurno: cómo detectarlo y tratarlo efectivamente

El bruxismo diurno es un trastorno que puede comprometer severamente tu bienestar, afectando no solo tu salud dental, sino también tu calidad de vida general. A continuación, exploraremos en detalle qué es el bruxismo diurno, cómo se puede detectar y las opciones de tratamiento más efectivas para manejar esta condición.

¿Qué es el Bruxismo diurno?

El bruxismo diurno es una condición neuromuscular en la que una persona aprieta o rechina los dientes de manera involuntaria durante el día. A diferencia del bruxismo nocturno, que sucede inconscientemente mientras la persona duerme, el bruxismo diurno ocurre durante las horas de vigilia, pudiendo ser tanto un acto inconsciente como consciente.

A menudo, las personas pueden no ser conscientes de que están apretando o rechinando los dientes hasta que alguien les señala este hábito o hasta que experimentan síntomas como dolor o molestias. El impacto del bruxismo diurno va más allá de la salud dental, ya que afecta puede ocasionar:

  • Desgaste del esmalte dental
  • Aumento de riesgo de caries
  • Dolor mandibular
  • Cefaleas tensionales
  • Problemas de ATM
  • Problemas psicológicos
  • Mala calidad de sueño

Causas del bruxismo diurno

Entender las causas subyacentes del bruxismo diurno es fundamental para un tratamiento efectivo. Aquí exploramos los principales factores que pueden desencadenar esta condición:

  • Estrés y ansiedad: Son los desencadenantes más comunes. La tensión emocional y los periodos de ansiedad pueden llevar a la persona a aumentar la actividad de los músculos mandibulares, resultando en apretamiento o rechinamiento de dientes.
  • Mala alineación dental: Dientes mal alineados o problemas de oclusión pueden hacer que una persona apriete los dientes de manera inconsciente.
  • Factores de estilo de vida: Como el alto consumo de cafeína o el tabaquismo, también pueden contribuir al desarrollo del bruxismo diurno.

Bruxismo diurno y ansiedad: ¿cuál es la conexión?

El vínculo entre el bruxismo diurno y la ansiedad es claro y significativo. Este trastorno no solo es una respuesta física al estrés psicológico, sino que también puede actuar como un amplificador de los síntomas de ansiedad, creando un ciclo vicioso difícil de romper.

La ansiedad crónica y los episodios de estrés agudo pueden aumentar la tensión muscular, incluyendo la de los músculos que controlan la mandíbula. Bajo condiciones de estrés, el cuerpo entra en un estado de alerta, una reacción de «lucha o huida», que prepara al cuerpo para responder a una percepción de amenaza. En muchas personas, esta preparación se manifiesta a través del apretamiento inconsciente de la mandíbula o el rechinamiento de los dientes. Este comportamiento puede no ser reconocido por la persona hasta que se manifiestan síntomas físicos evidentes, como el dolor mandibular o el desgaste dental.

Estudios han mostrado que personas con trastornos de ansiedad tienden a tener una prevalencia más alta de bruxismo. La ansiedad puede provocar no solo un aumento en la frecuencia del rechinamiento, sino también en su intensidad. El manejo efectivo de la ansiedad se convierte, entonces, en un componente crucial para tratar el bruxismo diurno, pues al reducir los niveles de estrés, la necesidad involuntaria de apretar o rechinar los dientes puede disminuir considerablemente.

Síntomas del bruxismo diurno

Identificar los síntomas es clave para prevenir daños mayores y mejorar el pronóstico del tratamiento. Los signos más comunes incluyen:

  • Dolor de cabeza y mandíbula: Frecuentemente, los individuos experimentan dolor en estas áreas como resultado del constante apretamiento.
  • Desgaste dental: El rechinamiento puede llevar al desgaste del esmalte dental, exponiendo capas más profundas del diente y aumentando la sensibilidad.
  • Dolor facial y de oídos: Estos dolores pueden ser consecuencia de la tensión prolongada en los músculos faciales y de la mandíbula.
  • Dificultad para abrir y cerrar la boca: En casos severos, el bruxismo diurno puede afectar la movilidad de la mandíbula.

Tratamiento del bruxismo diurno

El tratamiento del bruxismo diurno varía según la gravedad de los síntomas y las causas subyacentes. Las opciones de tratamiento pueden incluir terapia de relajación, fisioterapia para la mandíbula, medicamentos para reducir la ansiedad y el estrés, y el uso de una férula dental.

Uso de férula para bruxismo diurno: beneficios y consideraciones

Una férula dentales un dispositivo que se coloca sobre los dientes para protegerlos del daño causado por el bruxismo.  Esta férula ayuda a distribuir la presión de manera uniforme y a evitar el desgaste excesivo de los dientes durante el día, siendo una solución ideal para el bruxismo diurno.  No obstante, es importante visitar al dentista para identificar la causa raíz del problema y así poder abordarlo de una manera más efectiva.

En definitiva, el bruxismo diurno es una condición que puede afectar significativamente la salud bucal y el bienestar general. Identificar los síntomas y buscar tratamiento adecuado es crucial para prevenir complicaciones a largo plazo. 

Si experimentas síntomas de bruxismo diurno, como dolor facial o de mandíbula, sensibilidad dental o dolores de cabeza frecuentes, no dudes en consultar a un profesional de la salud bucal. Tomar medidas tempranas puede ayudarte a proteger tu sonrisa y mejorar tu calidad de vida.

Reserva ahora una consulta de valoración con la doctora Isabel Alonso, especialista en bruxismo y dolor orofacial en Valladolid. (Enlace)